Cultívate y viaja sin perjudicar tu bolsillo

Todo amante de la cultura lo es también de los viajes. Y es que como han declarado filósofos, escritores y artistas de distintas épocas, los viajes otorgan experiencias y enseñanzas que no se adquieren en libros ni escuelas.

No obstante, también sabemos que a diferencia de otras formas de acercarse a la cultura, como ir al cine, visitar museos o leer, los viajes implican una inversión considerable, sobre todo cuando se trata de visitar otros países.

Sí, viajar es costoso, pero ahorrar no es imposible. Si realmente deseas conocer esos lugares llenos de arte, historia y tradiciones, con los que has soñado desde que los descubriste en los libros, los siguientes consejos te ayudarán a lograr tu objetivo, sin que tu bolsillo sufra.

turismo-cultural2

  1. Establece tu viaje como prioridad

El que se trate de un sueño no quiere decir que deba permanecer sin cumplirse. Considera tu viaje como una meta importante, tanto como tus objetivos profesionales, familiares o personales. Con frecuencia restamos importancia a las cosas que sólo deseamos hacer por gusto, pero esto es un gran error, pues disfrutar de la vida es tan importante como trabajar o cuidar la salud.

  1. Fija una meta de ahorro y sé constante

Una vez que has colocado al viaje entre tus objetivos principales, determina un porcentaje de tus ingresos mensuales para invertir en él y no lo destines a ningún otro rubro. Haz como si se tratara de la renta, el pago de servicios o cualquier otro de tus gastos obligatorios. Si te cuesta trabajo conservar lo ahorrado, guarda el dinero en una cuenta a plazo fijo o acude a una persona de confianza para que sea tu banco (la ventaja de la cuenta de ahorros es que hasta podría generarte intereses).

  1. Tómate tu tiempo

Roma no se hizo en un día y los buenos fondos de ahorro tampoco. Fíjate un plazo realista para reunir todo lo que necesitas y planear tu viaje. Un año es un buen término para ahorrar lo suficiente y también para anticipar cuestiones como el transporte y el hospedaje.

  1. Busca opciones económicas

El consejo no aplica si tu viaje soñado es uno de gran lujo, en el que además de conocer las maravillas arquitectónicas o arqueológicas de un país, también de hospedes en hoteles de cinco estrellas y consientas el paladar en restaurantes con al menos una estrella Michelin. Pero si tu prioridad es descubrir la cultura del lugar que visitas, considera opciones de traslado y alojamiento más sencillas.

Para viajar dentro de un mismo país, e incluso en vuelos internacionales cortos, las aerolíneas de bajo costo, como VivaAerobus, son la mejor opción. Hay lugares en los que compartir o rentar un auto puede ser más barato que un boleto de tren o autobús. En cuanto al hospedaje, los hostales suelen ser alternativas económicas y seguras en la mayoría de los países, aunque si eres intrépido, puedes probar opciones como intercambio de casas, Coach surfing o AirBnB.

  1. Investiga la oferta cultural de tu destino

Te sorprenderá la enorme cantidad de actividades culturales gratuitas que ofrecen muchas ciudades del mundo. Museos tan importantes como el British Museum son gratuitos durante todo el año, mientras que en otros la entrada es gratis un día del mes y en la mayoría existen descuentos para estudiantes, profesores o personas de la tercera edad.